dyna training studio prensa forbes
dyna training studio prensa forbes logo

Entrenamiento (MUY) PERSONAL

Imagen (en un 70%), salud (25%) y performance deportivo (el 5% restante). Esos son los tres principales objetivos que tiene en mente un alto ejecutivo cuando solicita los servicios de un entrenador personal. A lo largo de su carrera como head coach, Salvador Garayzar, que comenzó a los 18 años como entrenador personal y hoy, a sus 33 años, es el alma de Dyna Training Fitness & Health, ha venido enfocándose en un perfil ejecutivo. “Me ha ido muy bien con el alto empresario que quiere trabajar solo y no tiene una hora para ir al gimnasio. Mis entrenadores, que he formado yo mismo, van a sus casas y nosotros llevamos el equipo. No me gusta trabajar con barras, sino con ligas, pelotas medicinales, base inestable... También hay gente que tiene equipo en su casa y yo hago una valoración; veo qué necesita el cliente y hago un programa de entrenamiento personalizado, de acuerdo con las necesidades que tiene el cliente, que pueden ir cambiando conforme pasa el tiempo”, explica.

Hace año y medio, abrió su propio estudio en Polanco (Ejército Nacional 540), donde ofrece clases de entrenamiento personal a grupos reducidos, de tres y seis personas como máximo, “aunque, en realidad, cada persona trabaja uno a uno con su entrenador”, aclara. Además de DT9X, programa de nueve semanas de entrenamiento dinámico-funcional (basado en todos los aspectos del movimiento humano), nutrición y asesoría médica para bajar de peso, mejorar tono muscular y alto rendimiento, Dyna Training ofrece otros programas diseñados por Salvador Garayzar, como Medicina + Deporte, para atletas amateur y profesionales de mediano y alto rendimiento; FitMom, para futuras mamás que quieren estar en forma; y Ageneering, programa anti-age deportivo, nutricional y médico que busca retra- sar el proceso de la edad. “Si eres constante, puedes ver una evolución desde los primeros 15 días”, asegura.

PERSONAL E INTRANSFERIBLE

Salvador Garayzar diseña cada programa de acuerdo con cada persona. “Cuando llegan, hacemos una evaluación médica, nutricional y antropométrica de sus necesidades. Con base en lo que mis entrenado- res ven, yo hago un mapa muscular de los músculos fuertes y débiles. Una vez que ya tenemos la interacción, procedemos al fortalecimiento integral. Eso es lo que nos hace diferentes. En México, hay muchos lugares que venden entrenamiento personal, y no lo es. A mí me llevó más de un año encontrar a mis coa- ches y lograr que aprendiesen y sigan aprendiendo”.

"No queremos abrir un gimnasio grande, sino salones de entrenamiento en lugares estratégicos, sin logos; espacios privados", asegura Salvador Garayzar.